miércoles, 11 de febrero de 2009

Gli amori d’Apollo e di Dafne





Hace algunas semanas tuve la oportunidad de compartir brevemente con el gran maestro argentino Gabriel Garrido. Fue un encuentro casual e inesperado, que nos llevó a una conversación un poco desordenada. Comentamos de pasada su último trabajo de estudio para el sello K617, Gli amori d’Apollo e di Dafne, trabajo que marca el regreso de este gran director a la ópera veneciana del s. XVII. ¡Y vaya qué regreso!


El poema

Como primera observación debo señalar que me cautivó sobremanera el extremadamente bello libreto, creación de Giovanni Francesco Busenello (Venecia, 1598 - Legnaro, 1659). El poema le debe mucho a la fábula pastoral y está estructurado en un prólogo y tres actos, a través de los cuales se desarrolla el mito de Dafne, quien para evitar al dios Apolo y conservar su castidad prefiere verse transformada en laurel. Hasta aquí estaríamos frente a una síntesis de las fabulas musicales florentinas (Peri, Caccini y Da Gagliano), pero Busenello va más allá e imprime desde este, su primer libreto, un carácter propio: paralelamente al mito de Dafne, nos presenta inicialmente el de Aurora y anciano Titone (Acto I, Escena 1) entrecruzándolo luego con el de Cefalo (amante de Aurora) y Procris (Acto I, Escenas 6, 7 y 8 ), y nos expone la petición de venganza de Venere a Giove, por la ofensa del insolente Apollo (Acto I, escena 3), origen del drama central de esta ópera. Y no sólo eso. Busenello incluye otros personajes contrastantes, más humanos, como el travestido y cómico rol de la anciana Cirilla, que nos invitan a reflexionar sobre las debilidades y virtudes del hombre, y el sabio Alfesibeo.


La música

Si el poema es magnífico y complejo, y apreciamos una estructura dramática hasta entonces desconocida, la música de Cavalli es la que finalmente lo sitúa en la cumbre de la ópera veneciana del s. XVII. Aunque ya habían transcurrido un poco más de 40 años desde los primeros intentos camerísticos, “Gli amori” es claramente deudora del estilo declamatorio Florentino, principal y más adecuado vehículo musical para expresar ricamente los affetti. Entre estos tempranos recitativos, Cavalli plantea su verdad dramática, a través de variaciones rítmicas sobre este recitar cantando: lo lleva a una forma más melódica, ya bordeando el ariosos, ya una temprana estructura para el aria (estróficas intercaladas con ritornellos, o sobre un ostinato), donde el paso de uno a otro no es del todo claro. También hay espacio para el lamento, en el primer y último acto, además de dúos, tríos y coros, quienes en conjunto nos brindan un equilibrio perfecto entre texto y música.

Si he de destacar algunos momentos sublimes, señalo el onírico prólogo; la maravillosa aria de Filena “Come folle sei tu”; como no, el lamento de Procris “Volgi, deh volgi el pie”, última escena del primer acto y toda una delicia; la primera intervención de Apollo, al comienzo del segundo acto, y su lamento del tercer acto, "Misero Apollo".


Los músicos

Del Elyma y de Garrido no es mucho más lo que puedo decir de lo que todos sabemos: cumplen a cabalidad en todo aspecto, conocen el repertorio, son cuidadosos, teatrales e imaginativos a la hora de colorear el continuo para cada escena y personaje. Son los mejores. Respecto del elenco de cantantes, ellos conforman una variada y rica paleta. Me parecen perfectos. Creo que no exagero al considerar este último trabajo de Garrido a la altura de su Orfeo Monteverdiano: una grabación maravillosa e imprescindible para cualquiera amante de la ópera que se precie como tal.


La edición

He de advertir que lamentablemente, aunque parezca una broma de mal gusto, en esta edición que cuenta con unas completísimas notas introductorias, no se incluye el libreto. Mas desde el sitio de K617 se puede bajar en formato PDF, documento que contiene además los imprescindibles comentarios musicales/históricos.


Saludos,

Orfeo





Francesco Cavalli
Gli amori d'Apollo e di Dafne


Apollo : Anders DAHLIN, haute-contre
Dafne : Rosa DOMINGUEZ, mezzo-soprano
Aurora : Emanuela GALLI, soprano
Cefalo : Stephan VAN DYCK, ténor
Amore : Paola QUAGLIATA, soprano
Filena : Maria HINOJOSA MONTENEGRO, soprano
Alfesibeo, Sonno : Furio ZANASI, baryton
Cirilla : Paulin BÜNDGEN, haute-contre
Venere, Musa : Mariana REWERSKY, mezzo-soprano
Giove : Salvo VITALE, basse
Pan, Morfeo : Valerio CONTALDO, ténor
Procris, Musa : Marisu PAVON, soprano
Itaton, Musa : Mariana FLORES, soprano
Titonio : David HERNANDEZ, ténor
Peneo : Ismael GONZALEZ, basse


Coro de Ninfe e Pastori

Marisu PAVON
Mariana FLORES
Maria HINOJOSA MONTENEGRO
Mariana REWERSKY
Valerio CONTALDO
David HERNANDEZ
Ismael GONZALEZ


ENSEMBLE ELYMA

Enrico PARIZZI, Anne MILISCHER, violons
Juliano BUOSI, violon, alto
Andrea DE CARLO, Luciana ELIZONDO, Eric GRELLETY,
Victor ARAGON, violes de gambe
Rodney PRADA, viole de gambe, lirone
Diana FAZZINI, violone, lirone
Roman KERNOA, basse de violon
Judith PACQUIER, Richard RESA, cornets, flûtes
Sabine WEILL, Morgane GICQUEL, flûtes
Monica PUSTILNIK, archiluth
Manuel DE GRANGE, Charles-Edouard FANTIN,
Samuel MANZANO, chitarrones, guitares
Quito GATO, chitarrone, guitare, percussion
Marina BONETTI, Sarah RIDY, arpa doppia
Norberto BROGGINI, Leonardo GARCIA ALARCON,
Sébastien DAUCE, Pierre-Louis RETAT, clavecin, orgue


Dirección y realización musical

GABRIEL GARRIDO

K617, 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada